Eres lo que compartes

Hablamos continuamente de cómo somos capaces de incidir en nuestro entorno. Y algo que forma gran parte de este entorno son los momentos que vivimos con otras personas, esas interconexiones y experiencias comunes que establecemos con seres queridos, o conocidos que llegan a quererse. Somos lo que compartimos, porque tiempo de calidad con personas que buscan lo mismo que tú te transforma. Somos lo que compartimos porque estas experiencias son las que amoldan nuestra personalidad en el largo plazo.

Compartir con otras personas nos empuja a enfrentar lo desconocido, lo que no es nuestra costumbre, y a retar nuestros criterios. ¿Te ha pasado que crees que no te gusta un deporte, y con amigos te atreves a intentarlo y te encanta? ¿O con algún disco o plato de comida? El pasar tiempo con otras personas nos demuestra que nuestra verdad no es la única verdad. Nos permite transformar nuestros puntos de vista y ver las múltiples caras que tiene la realidad. En cada persona con la que vivimos una experiencia, dejamos un pedazo de nosotros y nos llevamos un pedazo suyo. A fin de cuentas, somos el conjunto de cosas que nos hemos llevado de las personas que pasan tiempo en nuestras vidas, empezando por lo más céntrico, nuestra familia.

Por eso, anímate a crear nuevas experiencias con los que quieres y con los que aún no conoces que llegarás a querer. Descúbrete a ti mismo a través de otras personas que te empujarán a transformarte. Conoce tus límites, derríbalos, y crea nuevos con los que quieran estar a tu lado. Y más importante, déjate llevar y querer por todos los que comparten contigo, no te resistas al cambio.

ÚLTIMAS ENTRADAS